sábado, 4 de julio de 2009

Adecuaciones curriculares Sindrome de Asperger

Adecuaciones de Acceso para Estudiantes con Síndrome de Asperger
Si tiene un estudiante con Síndrome de Asperger
Este material le puede ser muy útil
Material facilitado por el Dr: David Luna

Adecuación curricular de acceso orientada a estudiantes portadores de Síndrome de Asperger (SA)

RELACIONES SOCIALES
1. Es necesario se le enseñen de manera explícita las reglas y convencionalismos que la mayoría de la gente aprende de manera intuitiva.
2. Si el alumno habla continuamente sobre un tema específico, definir los límites que permitan establecer cuando puede o no, ser introducido en la conversación.
3. El alumno necesita tener un estilo normal de conversación modelado por él, con retroalimentación que le ayude a tomar conciencia de estrategias determinadas y convencionalismos.
4. Es importante promover la tolerancia y la comprensión del resto de la clase del alumno con SA. Anime a otros niños para que se acerquen a él, en un contexto estructurado, quizás dentro de la clase.
5. Es necesario reducir las situaciones de contacto escasamente estructuradas con sus compañeros de clase. Los estudiantes con SA funcionarán mejor en actividades formales con algún grado de estructura.
6. Involucrar a los niños pequeños en juegos organizados durante el recreo, es una manera de incrementar los niveles de contacto social mientras proporcionamos cierto grado de estructura.
7. Si siente que los momentos de descanso son demasiados confusos o molestos para el alumno, sería mejor que inicialmente encuentre formas de proporcionar más estructura u ocupación al chico con otras actividades.
8. Tome conciencia de las dificultades de los estudiantes con SA y cree apoyos entre sus iguales. Esto puede dar lugar a un ambiente más relajado y tolerante. Sería posible crear un sistema de "colegas" o incluso usar al grupo de iguales para ayudar a enseñar una serie de estrategias de afrontamiento. Los "Círculos de Amigos" son una forma de apoyo que pueden beneficiar tanto a los estudiantes con S.A. como a sus compañeros de clase.
9. Los estudiantes con SA necesitan ser "desensibilizados" para actividades de grupo. Paulatinamente esto requiere su participación en actividades con niveles de relación cada vez mayores. Para empezar se haría hincapié en la necesidad de ir tolerando solo la proximidad física. Entonces sería posible trabajar el aumento de los niveles de relación y cooperación. Niveles altos de estructura y reglas explícitas son siempre necesarias para orientar actividades cooperativas.
10. Recordar también que algunos jóvenes no quieren hacer amigos o pasar su tiempo libre en compañía de otras personas. Esto es necesario respetarlo.
11. Intentar hablar lo más tranquila y claramente como sea posible si hubiese problemas con la comprensión del lenguaje no verbal. La voz elevada, las expresiones muy vivas y los gestos contundentes que tendemos a usar instintivamente pueden interferir en la forma de comprender de los estudiantes con SA. Él puede verse sobrecargado o alarmado por toda esa información extra que podría distraerlo del propósito que realmente está intentando comunicar.
12. Es importante no olvidar que los estudiantes con SA son incapaces de "leer entre líneas". Es necesario explicarle exactamente qué queremos decir, particularmente cuando ello implica comportarse en situaciones sociales.
13. Es necesario enseñarle a los estudiantes con SA situaciones específicas, tales como qué decir si alguien está bromeando, cómo se sienten otras personas en determinadas situaciones, qué hacer si alguien ha hecho algo a propósito, más que por accidente. Los estudiantes con SA siempre tendrán que trabajar estas cosas a través de la lógica o mediante reglas, más que entendiéndolas de forma intuitiva como la mayoría de nosotros hacemos.
14. Serán de gran utilidad para el niño con SA juegos y actividades de roles rotativos que le ayuden a pensar en el punto de vista de otras personas. El progreso puede ser lento e imprevisible y es siempre importante explicarle en detalle como tales experiencias serían aplicadas en su vida cotidiana.
15. Podría ser necesario enseñar comportamientos determinados para manejar situaciones específicas (por ejemplo como comportarse cuando alguien está enfadado contigo). Las personas con SA pueden encontrar siempre difícil responder de forma intuitiva o natural, pero puede enseñarle qué hacer para evitar que haga cosas peores.
16. Los estudiantes con SA necesitan ser ayudados para detectar sus propios signos de alarma y anticipar situaciones problemáticas. Sería de utilidad para él tener un guión o lista de cosas que debe hacer cuando empiece a sentirse estresado o enfadado. Quizás sea necesario llegar al extremo de tener que escribir esos guiones a fin de que puedan ser llevados a cabo. Pueden ser tanto estrategias para calmarlo, como soluciones que le permitan salir de la situación. Necesitará ser advertido y además ser animado para usar esos guiones.
17. Es vital trabajar con la clase del estudiante con SA para ayudarlos a que entiendan sus dificultades. Los compañeros de clase también pueden ser involucrados en grupos informales de "colegas" o en programas más formales como los "Círculos de Amigos". Tales planteamientos pueden fomentar la aceptación del estudiante con SA. Los iguales pueden enseñar y servir de modelos en el aprendizaje de habilidades específicas.
18. Sería de ayuda para el estudiante con SA tener una oportunidad regular, fija, para obtener apoyo de un miembro determinado del personal. También podría beneficiarse de la oportunidad de contar su versión de la historia.
19. Es importante recordar que no se deben olvidar estrategias diarias tales como sistemas de incentivo. Los estudiantes con SA se benefician de normas y reglas muy explícitas y específicas y de la unión de éstas a recompensas concretas.
20. Para evitar las interrupciones indebidas en las conversaciones (de índole grupal) se puede intentar utilizar un objeto, de manera, que solo se le permitirá hablar cuando tenga el objeto en la mano.
21. Será necesario explicarle al estudiante con SA que las pausas en la conversación son los momentos para tomar parte en la misma con sus comentarios. Será necesario que practique el reconocimiento de pausas. Para esto serán de gran ayuda el uso de vídeos de programas de T.V.
22. Si el estudiante con SA sigue teniendo dificultades para reconocer cómo y cuando unirse a la conversación, entonces será necesario utilizar un signo acordado, que será usado por los adultos o iguales que sirven de apoyo.
23. Para minimizar los efectos de las intervenciones bruscas o inadecuadas pueden ser de gran utilidad los "Círculos de Amigos", como una especie de foro donde los compañeros puedan contar al estudiante con SA cómo les afecta su lenguaje.
24. Es necesario darle al estudiante con SA oportunidades para que observe cómo sus iguales hablan e interactúan con otros. Habría que ayudarlo entonces a ensayar y poner a prueba estrategias basadas en esos modelos. Se podrían utilizar vídeos en el caso de que el estudiante encontrase la situación en vivo demasiado estresante.
25. Sería de gran ayuda mostrarle al estudiante con SA vídeos de interacciones inadecuadas de él mismo, poniendo de relieve que comportamiento sería apropiado y representando esto mediante juegos rotativos (es necesario tratar esto con sensibilidad incluso no dañar la autoestima del estudiante).

COMUNICACIÓN
1. El estudiante con SA podría necesitar que las instrucciones que se dan al grupo, se las repitieran a él individualmente. Esto podría hacerlo el adulto que sirve de apoyo a estudiante, la persona que da las instrucciones al grupo o un compañero. Es importante que los estudiantes con SA puedan responder a una variedad de personas que puedan apoyarlos.
2. Podría ser suficiente que el adulto que va a dar la instrucción mencionara el nombre del estudiante antes de darla, para que él supiese que estaba incluido dentro del grupo.
3. Registre, si el estudiante participa en situaciones informales, si entiende el tipo de lenguaje usado en las mismas.
4. Si no sigue las instrucciones, considere disminuir el nivel de lenguaje, usando frases más cortas, con palabras claves y no utilizando frases difíciles y complejas. Esto probablemente beneficiará a otras personas del grupo tanto como al estudiante con SA.
5. Estrategias de afrontamiento como observar las respuestas de otras personas a las instrucciones de grupo, deberían ser fomentadas junto con las otras estrategias sugeridas arriba.
6. Trate de atraer la atención del estudiante con SA antes de hablarle (principalmente si va a darle instrucciones específicas). En situaciones de grupo él debe estar tan cerca de usted como sea posible, llame y recompense su atención. Diga su nombre antes de dar una instrucción.
7. Sería de ayuda utilizar algo que le interese para aumentar y motivar su atención, por ejemplo: "más tarde hablaremos sobre relojes, pero primero quiero que ..."
8. Piense cómo organizar sus explicaciones e instrucciones:
a. Es útil resumir los puntos principales de antemano (e incluso proporcionar una lista)
b. Dar un aviso previo de cómo va a llegar a los puntos principales.
c. Repetir y resumir
d. Intentar organizar y dividir la información en secciones coherentes.
9. Intente controlar cada paso de su discurso y haga pausas para concederle tiempo para procesar.
10. A los jóvenes con SA le será de gran utilidad las claves visuales. Algunos conceptos e información pueden ser representados mediante pictogramas o en una etapa más avanzada en forma de diagramas y palabras clave.
11. Aunque es un reto difícil intente hacer su lenguaje tan simple como sea posible. Use frases cortas con nexos explícitos entre ideas. Es necesario estar preparado para repetir las frases.
12. Si es absolutamente necesario usar un lenguaje abstracto o técnico intente explicarlo por separado antes de que el estudiante con SA lo encuentre en su trabajo.
13. El estudiante con SA también necesita aportar su granito de arena. Es particularmente importante que él aprenda a controlar su atención y su comprensión. Necesitará que se le diga exactamente lo que debe hacer si pierde el hilo o no comprende algo. Habrá que animarlo a hacer preguntas que clarifiquen.
14. Si tiene que hacer frente a una conducta inadecuada del estudiante con SA, intente mantener su tono tan neutral como sea posible y su lenguaje tan simple como pueda. Dígale claramente que siente que se porte mal, explíquele la conducta que le gustaría ver en su lugar y sea muy claro acerca de las consecuencias. Asegúrese de que lo ha entendido. Necesitará ser mucho más concreto y directo de lo que normalmente es. Largas explicaciones acerca de por qué un comportamiento determinado es incorrecto e intentar razonar con el niño pueden ser contraproducentes.
15. Algunos niños con S.A. pueden escuchar y comprender mejor si no miran al hablante. Las señales no verbales pueden confundirlos o distraerlos. Si esto es así no insista en que el niño le mire mientras usted habla.
16. Sería imposible y antinatural dejar de usar giros y en general el lenguaje coloquial. Sin embargo es importante recapacitar sobre lo que hemos dicho y cambiar la frase si fuera necesario, por ejemplo: en lugar de decir "dame 5 minutos", decir, "hablaré contigo cuando acabe este trabajo, a las 8"
17. En especial, cuando de instrucciones importantes use frases directas, cortas y simples. Enfatice aquello que quiere en vez de lo que no quiere (por ejemplo: "por favor silencio", en vez de "no quiero todo este ruido, gracias").
18. Anime al estudiante con SA a controlar su propia comprensión Explíquele qué debería hacer si él no entiende algo.
19. Enséñele al estudiante con SA algunos refranes comunes y giros comunes (por ejemplo: "hacer cola", "en un minuto" etc).
20. El estudiante con SA puede no entender el humor y los chistes. En un principio el nivel de humor del estudiante con SA puede ser el hacer payasadas o contar una y otra vez los mismos chistes. Debe disuadirlo de usar esto de manera inapropiada.
21. En relación a la escasez de gestos corporales acompañantes del lenguaje verbal, explicar las dificultades del estudiante con SA a sus compañeros y animarlos a mostrarse más tolerantes con él. Será necesario el consentimiento del estudiante con SA y de sus padres antes de hacerlo.
22. Muéstrele al estudiante con SA las estrategias más apropiadas en un escenario natural, por ejemplo, en el recreo o durante las actividades extraescolares.
23. Si el estudiante con SA usa demasiados gestos, enséñele algunas estrategias simples que le ayuden por ejemplo, guardar sus manos en los bolsillos, sostener algo en su mano, enganchar sus pulgares en su cinturón, etc.
24. Anime al estudiante con SA a tomar parte en actividades sociales, excursiones o grupos tanto como sea posible. Resalte y enfatice su fuerza verbal en la conversación e inclúyalo tanto como sea posible.
25. En relación a la tendencia a hablar demasiado alto o demasiado rápido que frecuentemente se observa en los pacientes con SA, ante todo asegúrese de que la audición sea normal.
26. Modele el volumen normal que le gustaría que el estudiante con SA usara y proporciónele oportunidades para que él pueda practicar esto. Empiece por aquello que es más fácil para él y continúe con aquello en lo que le cuesta más controlar su volumen.
27. Use una clave, como un gesto, que le permita saber que está hablando demasiado alto.
28. Use una grabadora o un vídeo para grabar al estudiante con SA. Muéstrele la grabación y pídale que evalúe su volumen. Use esta técnica con sensibilidad para no dañar la autoestima del estudiante.
29. Refuerce al estudiante con SA para que hable en un volumen apropiado.
30. En primer lugar, respetar los intentos de comunicación del niño y darle tiempo para que haga sus preguntas cuando él lo necesite. Esto puede servirle como estrategia para calmarse y permitirle más tarde mantener una conversación con un objetivo determinado.
31. En relación a la tendencia a repetir una y otra vez la misma pregunta durante períodos largos de tiempo y a las reacciones de enfado al no obtener la respuesta que esperan, ofrecer y enseñar al estudiante con SA cómo usar las estrategias más apropiadas para tranquilizarlo, por ejemplo escuchar música en un walkman, leer su libro favorito, usar un juguete que le reduzca el estrés, o cualquier otra podría ser apropiada.
32. Proporcionarle información visual como un horario que le permita saber al estudiante con SA qué va a suceder durante el día, de manera que él no necesite preguntarlo reiteradamente.
33. Gradualmente cambie o "dele forma" a su respuesta a la pregunta obsesiva. Por ejemplo a la pregunta "¿puedo ir ahora?" que ha de ser respondida "Si puedes", asentir además con la cabeza o con el pulgar hacia arriba e ir reduciendo gradualmente la respuesta verbal hasta que solo haga el gesto.
34. Utilice las preguntas repetitivas del estudiante con SA como una oportunidad de aprendizaje. Dígale que contestará a su pregunta cuando él acceda a una petición suya.
35. Reducir gradualmente el tiempo para responder a su pregunta repetitiva, por ejemplo: "no puedo contestarte ahora, pero puedo hablar contigo a las 11 horas durante 5 minutos". Es importante asegurarse de que puede cumplir lo que ha dicho.
36. Solo permitir las preguntas repetitivas en un lugar determinado, por ejemplo: en el patio del recreo. Es importante que tenga acceso a ese lugar varias veces al día.
37. Ser tajantes (rotundos) poniendo límites a las preguntas, pero invitar a conversar de una forma más apropiada: "esta pregunta es aburrida, pero pregúntame otra cosa..." o "háblame acerca de ...."

IMAGINACIÓN – RIGIDEZ
1. Es importante comprender sus razones para hablar una y otra vez sobre este tema, pero es importante reducir los límites permitidos, es decir, establezca "tiempos especiales" durante los que pueda hablar sobre sus intereses y de manera firme opóngase a hablar de ellos fuera de esos tiempos establecidos.
2. Darle la oportunidad de que hable de su "tema favorito" puede ser utilizado también, como un refuerzo para terminar tareas, etc.
3. Si el discurso obsesivo del paciente con SA es una manera de afrontar la ansiedad, intente encontrar otras formas que puedan ayudarle. Si es posible elimine alguna de las causas de su preocupación o puede ofrecerle alternativas, métodos menos intrusivos para tranquilizarse.
4. No deje de elogiar a su estudiante y prestarle atención cuando él no esté hablando de sus intereses (incluso si lo hace solo durante un corto período de tiempo).
5. Intente usar su interés sobre sus temas favoritos como una forma de desarrollar el conocimiento de la conversación y de responder a un tema determinado.
6. Enséñele al estudiante con SA cuando y con quien es apropiado hablar de relojes. Tendrá que ser bastante explícito en esto.
7. Si la obsesión es socialmente apropiada, busque oportunidades para que el estudiante con SA hable sobre sus intereses con otras personas que compartan sus mismos intereses.
8. Con el consentimiento del estudiante con SA (y su posible participación) hable con sus compañeros de clase sobre cómo hacer entender claramente a Michael que están cansados de oír un tema determinado (una palabra clave o una señal acordada puede ser útil).
9. Necesita ser consciente de que los estudiantes con SA son propensos a adherirse de manera estricta a alguna regla. Por tanto, es importante pensar cuidadosamente como son redactadas esas reglas, introduciendo cierta flexibilidad dentro de la misma.
10. Debido a que el estudiante con SA va a tener dificultades para entender por qué las normas no son seguidas siempre estrictamente, asegúrese de que alguien, ya sea un adulto o un compañero, le explica completamente la situación, en especial le explica por qué la gente hace lo que hace.
11. Explique con delicadeza al estudiante con SA que los compañeros no le entienden cuando se porta como un adulto y los regaña. Enséñele formas alternativas de expresar o tratar sus preocupaciones. Practique esas alternativas y anímele a usarlas en situaciones apropiadas.
12. Utilice con el estudiante con SA ejemplos de historias sociales para explicarle por qué algunas personas a veces transgreden o rompen las normas.
13. En relación a las fobias, es importante para empezar, siempre que sea posible, averiguar qué es lo que al estudiante con SA le desagrada de los perros, por ejemplo: el pelo, los ladridos, su cola etc. Esto es mejor llevarlo a cabo, preguntándoselo a él mismo. La mayoría de las personas con S.A. pueden hablarnos acerca de sus miedos, pero a menudo olvidamos preguntárselo a ellos. Cuando miramos desde la perspectiva de la persona con SA, su miedo a los perros puede parecer racional y comprensible. Si el estudiante con SA es incapaz de hablar acerca de su fobia puede seguir las estrategias resumidas debajo de una forma general.
14. Una vez que ha comprendido el miedo del estudiante con SA, necesita un conjunto de objetivos realistas. Puede no ser realista o necesario para el estudiante tolerar el contacto físico de los perros, pero necesita ser capaz de verlos a cierta distancia sin sentir pánico.
15. Intente desensibilizar a al estudiante con SA de su fobia. El principio básico de este proceso es una exposición muy gradual al origen de su ansiedad, mientras nos aseguramos del bienestar emocional del estudiante. Por ejemplo, en la práctica, esto podría ser implicar al estudiante en alguna actividad placentera (como comer un helado o jugar con su juguete favorito) mientras oye una grabación con el volumen bajo de un perro ladrando. Después ir introduciendo gradualmente dibujos y vídeos, antes de encontrarse con un perro a una cierta distancia. Es esencial permitirle al estudiante pasar este proceso y continuar ofreciéndole situaciones placenteras y relajantes mientras es expuesto al origen de su fobia.
16. Una historia social puede ser de gran utilidad para que la idea que tiene el estudiante con SA de los perros cambie y para enseñarle cómo puede reaccionar en su presencia.
17. Intente reducir gradualmente el tiempo que el estudiante con SA emplea en una de sus rutinas. Empiece con un paso de esa rutina. Podría ser útil introducir una señal artificial, como un reloj de cocina para marcar el final de esa rutina.(Al principio se podría dejar que la rutina siguiera su tiempo usual). Una vez que el estudiante espere la señal como parte de la rutina, reducirla durante intervalos cada vez más cortos.
18. Si la rutina parece tener varios pasos y etapas intente prescindir del más corto, el más pequeño o aparentemente el menos importante. Para el estudiante con SA será más fácil de aceptar esto, si le proporcionamos un horario donde se omitan los pasos más pequeños.
19. Cuando el estudiante con SA se sienta cómodo con el horario, entonces podría de manera muy lenta y progresiva eliminar más pasos de la rutina. En esta fase podría ser de gran valor introducir pequeñas variaciones de algunos de los pasos, con el fin de fomentar su tolerancia a los cambios.
20. Como los estudiantes con SA pueden tener dificultades para predecir, puede encontrar que a él le gustará abandonar una actividad y volver a ella más tarde, mientras, puede tranquilizarlo haciéndole ver que eso va a ocurrir exactamente así. Quizás pueda necesitar que se le muestre sobre un horario exactamente cuándo puede reanudar la actividad.
21. Acepte la necesidad de rutina del estudiante con SA. Construya un horario en el que se muestre claramente la rutina. Por ejemplo:
a. Elija una determinada palabra, fotografía, dibujo esquemático o símbolo para cada parte de la rutina diaria. Coloque esos símbolos sobre tarjetas separadas que puedan ser puestas en un álbum de fotografías.
b. Consiga que el estudiante con SA se habitúe a coger la tarjeta al empezar la actividad.
c. Una vez que parece que comprende la relación entre las tarjetas y las actividades, empiece a ordenar los dibujos para mostrarle el orden de la rutina para el resto del día. Debe ser capaz de crearla para un día entero.
d. Antes de que usted empiece una actividad, vaya y coja la tarjeta. Señale qué va a hacer y qué sucederá próximamente.
e. Una vez que el estudiante con SA usa el horario, usted debe introducir uno o dos cambios en la actividad, siendo necesario indicárselos a ella antes de que sucedan. El hecho de que ella obtenga aviso de antemano de qué está sucediendo y sucederá más tarde, puede ayudarla a enfrentarse al cambio. Este es el motivo por el que es importante que las tarjetas representen actividades separadas, de manera que las tarjetas referentes a la nueva actividad puedan ser insertadas en la rutina familiar.
22. Algunos cambios pueden ser difíciles de comprender de antemano para el estudiante, particularmente si el cambio implica un lugar nuevo o gente nueva. Grabaciones en vídeo o fotografías pueden ser usadas para prepararla.
23. Puede ser útil para el estudiante con SA tener algo que es familiar para él en la nueva situación, de la misma manera que los niños pequeños usan una mantita suave o un juguete de peluche.
24. Use un lenguaje simple y preciso con el que explicar qué sucederá. Cuéntele al estudiante con SA qué sucederá después del evento inesperado.

DIFICULTADES SENSORIALES Y MOTORAS
1. En relación a la hipersensibilidad a ciertos ruidos o a ambientes cargados de estímulos, intente eliminar tanto como sea posible el origen del ruido, o simplemente tratar la fuente del ruido (por ejemplo cuando las patas de la silla han perdido su tapón de goma y chirrían sobre el suelo).
2. Coloque, en el comedor, una mesa un poco más alejada de las demás, con uno o dos compañeros, que comprendan el motivo y que sirvan de apoyo para comer con el estudiante con SA.
3. Utilice una historia social para mostrarle qué va a suceder, cuanto durará el almuerzo, explíquele que el ruido ocurre de manera natural y no para molestarlo o hacerle daño y qué sucederá tan pronto como el almuerzo empiece. Haga seguir el almuerzo de una actividad que le guste para animar al estudiante a enfrentarse a su problema.
4. En el ambiente siempre va a haber ruidos y sonidos que puedan alterar al estudiante con SA. Será necesario exponerlo de manera gradual a esos estímulos par incrementar su tolerancia y habilidad para afrontarlos apropiadamente cuando ocurran.
5. En relación a las respuestas exageradas al contacto físico, intentar siempre aproximarse al estudiante con SA de frente y darle un aviso verbal claro de lo que va a suceder, por ejemplo: "Raúl ese trabajo es brillante, choca los cinco".
6. Con el consentimiento del estudiante con SA y sus padres hable con la clase sobre sus dificultades con el contacto y anímelos a mostrarse tolerantes y comprensivos. Discuta sobre formas con las que ellos pueden responder cuando él reaccione de esa manera.
7. Siempre de instrucciones al estudiante con SA después de un incidente. Use un lenguaje claro y simple. Explíquele por qué se ha llegado a esa situación y háblele acerca de lo que podría haber hecho, podría moldear una reacción más apropiada.
8. Enséñele al estudiante con SA algunas estrategias que lo tranquilicen para ayudarlo a afrontar un incidente, como algunos ejercicios de relajación / respiración o una frase fija usada para reducir el estrés o la ansiedad.
9. Las situaciones de juego rotativo y la práctica de respuestas más apropiadas para ayudarlo a hacer frente al contacto inesperado, pueden ser de gran utilidad.
10. Permita al estudiante con SA sentarse en un extremo de la mesa, él puede necesitar su propio espacio para sentirse cómodo. Durante la asamblea permítale sentarse en un extremo de la fila.
11. En algunos contextos escolares es posible ofrecer sesiones que incluyen masajes y aromaterapia. Las zonas masajeadas podrían ser las extremidades que hacen sentir al estudiante más confortable. Esta actividad podría realizarse con personas con las que el estudiante se siente seguro y cómodo y conforme a los procedimientos de protección del menor.
12. En relación a la hipersensibilidad a los estímulos visules, proporcione al estudiante con SA una zona de trabajo libre de distracciones. Esto puede significar volver su pupitre hacia una pared blanca para limitar la estimulación visual. Será importante que esta zona de trabajo solo se use cuando el estudiante con SA esté trabajando individualmente, estableciéndose otros momentos en los que ella formará parte del grupo.
13. Limite la distracción visual del entorno haciéndolo tan estructurado como sea posible. Zonas de trabajo, material de trabajo, incluso en la medida de lo posible, disponga de espacios donde no exista información visual confusa.
14. Por lo general los cuadernos de trabajo están estructurados, pero proporciónele información visual clara, como: donde empezar, donde terminar, donde poner las preguntas, etc.
15. En situaciones donde es probable que el estudiante con SA esté sobrecargado por la cantidad de estímulos visuales, sugiérale que se concentre en algo determinado. Podría utilizar un vídeo de una situación que es importante y relevante para atender.
16. Háblele al estudiante con SA acerca de sus dificultades para enfrentarse a los estímulos visuales. Esto puede darle una idea de cómo lo vive él y dar lugar a estrategias que lo ayuden a afrontar sus dificultades.
17. Si el estudiante con SA tiene dificultades con el contacto ocular, respételo. Sin embargo, enséñele en qué situaciones sociales es aceptable un contacto ocular mínimo o no mirar a los ojos. Por ejemplo: si un profesor se dirige al estudiante sería más apropiado que él lo mirase ocasionalmente y bajar la mirada, en vez de mirar el hombro del profesor o hacia arriba.
DIFICULTADES EMOCIONALES
1. En relación a los ataques inesperados e inexplicables de los niños con SA, puede ser más fácil modificar los aspectos del entorno que cambiar el estilo básico de pensar y de sentir del estudiante. Intente descubrir los desencadenantes y mire si alguno de ellos pueden ser evitados o modificados. Esto puede hacerse mediante el trabajo con otros niños, utilizando planteamientos o estrategias como los "Círculos de Amigos".
2. El estudiante con SA necesitará ayuda para reconocer cuando se está enfadando. Puede beneficiarse de estrategias de autocontrol o simplemente necesitar una rutina para salir de situaciones donde la pérdida de autocontrol parece probable. Será necesario que esto sea ensayado y cuando sea introducido en situaciones de la "vida real" el estudiante necesitará que se le den claves.
3. Es importante informar al estudiante con SA después del incidente. Esto no sería considerado como un castigo impuesto, así que la discusión debe tener lugar en calma y de manera simple y objetiva. Céntrese en identificar los antecedentes del incidente y busque la forma de que las dificultades sean resueltas o evitadas.
4. No olvide ofrecer refuerzos por el autocontrol (por días, medios días o incluso medias horas, cuando un enfado no ha tenido lugar).
5. En la práctica, intente proporcionarle una rutina diaria firme. Los niños con S.A. se benefician de la predictibilidad y estabilidad de su ambiente.
6. Asegúrese de que el estudiante con SA es avisado de cualquier cambio en su rutina.
7. Prepárelo de antemano con relación a actividades especiales o cambios conocidos. Puede ser necesario complementar algunas explicaciones verbales como material visual o impreso en el caso de que él necesite tranquilizarse.
8. Los miedos irracionales normalmente son tratados mediante la desensibilización: dándole a los niños la oportunidad de enfrentarse a aquello que les asusta, pero en escenarios controlados donde pueda sentir que tiene el control y su exposición a aquello que les asusta es atenuada (por ejemplo una grabación de una alarma contraincendios, con un volumen bajo, un vídeo de un perro, etc.).
9. Las actividades nuevas deben ser introducidas con mucho cuidado. Intente ser tan concreto como sea posible en su descripción y asegúrese de que le niño lo comprende (por ejemplo, un vídeo sobre un viaje familiar puede ser lo más fácil de comprender para el niño). Puede encontrar que el niño se enfrenta mejor a grandes cambios que a pequeñas alteraciones de las rutinas cotidianas.
10. Enséñele estrategias para aliviar o controlar la ansiedad. Algunos juguetes que reducen el estrés disponibles en los establecimientos, pueden ser útiles así como algunas rutinas de relajación.
11. Intente que el estudiante con SA desarrolle un vocabulario emocional. Interprete como cree que él se está sintiendo y dele un nombre a ese sentimiento. El estudiante construirá gradualmente un almacén de memoria de experiencias emocionales y desarrollará un concepto más general de qué es lo que conduce a cada emoción y como se siente.
12. Si el estudiante está muy obsesionado intente establecer momentos durante la jornada en los que él pueda hablar sobre aquello que le obsesiona o dedicarse a ello. Con frecuencia las obsesiones y las rutinas son impulsadas por la ansiedad. Intentar erradicarlas conducirá inevitablemente a una mayor frustración.
13. Compruebe si los cambios de humor del estudiante con SA coinciden con días muy soleados o niveles altos de ruidos. Si es así, cambiar donde él se sienta en clase o cristales tintados podrían utilizarse para prevenir la sensibilidad a la luz.
14. Si los cambios de humor parecen ser cíclicos y aparentemente no tienen una causa externa, el niño podría necesitar ayuda médica. El niño podría sufrir de depresión, lo que suele ser común en niños con cierto grado de autoconciencia.
15. Avise al estudiante con SA de los cambios que se van a introducir en su rutina porque probablemente les produzcan frustración. Prepárelo para aquellos momentos en los que él deba esperar o por qué ser el segundo de la fila, en vez del primero y elógielo cuando él tenga que hacer frente a esto. Gradualmente vaya incrementando las ocasiones en las que él tenga que postergar sus deseos.
16. No espere que el estudiante con SA le haga saber espontáneamente cómo se siente. Incluso si tiene un nivel de autoconciencia alto, él puede no apreciar que usted estaría interesado en conocer su estado emocional.
17. Asegúrese de que hay alguien para supervisar el bienestar del estudiante con SA y asegúrese de que él sabe a quien dirigirse cuando tenga un problema. Los niños con S.A. parecen alcanzar un punto en el desarrollo en el que son conscientes de sus diferencias con las demás personas. A esto con frecuencia le sigue un período de tiempo en el que han visto diferencias entre ellos mismos y los demás, pero no le dan importancia o culpan a los otros de esas diferencias. Esta compresión de las diferencias tiene lugar en momentos diferentes para diferentes niños. A unos pocos les sucede mientras están aun en la Enseñanza Primaria, sin embargo para la mayoría ocurre durante la adolescencia y mientras ellos acuden a la Escuela Secundaria.
a. Si su estudiante no es consciente de que tiene S.A.
i. Hable a su clase, delante de él, sobre sus diferencias individuales y como todos pueden apoyarlo.
ii. Establezca sesiones de orientación con un adulto preferido por James, donde se le anime a discutir cualquier cosa que le moleste.
b. Si su estudiante es consciente de que tiene S.A.
i. Ofrézcale oportunidades con una frecuencia habitual para discutir las implicaciones del S.A. con alguien de su confianza.
ii. Ofrézcales oportunidades para encontrarse y discutir sobre el S.A. con otros que también tengan S.A.
iii. Facilítele el acceso a documentos y materiales escritos por otros con S.A. y profesionales apropiados.
iv. Ofrézcales oportunidades para mantener correspondencia con otros con S.A. como amigos por correo.
18. En relación a los episodios depresivos que pudieran presentarse, asegúrese de que alguien tiene la responsabilidad de escuchar activamente a su estudiante, proporcionándole oportunidades para que él pueda hablar sobre sus sentimientos. Para esto puede ser necesario empezar a desarrollar un vocabulario de sentimientos a niveles muy básicos.
19. No espere a que el estudiante con SA busque de forma activa a un adulto para hablar acerca de cómo se siente. Él puede no ser consciente de su propio estado o no darse cuenta de que podría servirle de ayuda hablar con alguien.
20. Intente conseguir que él mismo se autocontrole, tratando de identificar buenos y malos días e intentando identificar qué ha desencadenado cualquier episodio de crisis.
21. Intente desarrollar un grupo de estrategias para sobreponerse, que puedan ser usadas cuando él se sienta bajo de ánimos.

HABILIDADES PARA EL TRABAJO
1. Una característica muy típica del S.A. es un interés muy intenso sobre un tema específico (y con frecuencia muy reducido) y un interés muy limitado por casi nada más. Si estudiante es relativamente joven puede ser posible dirigir determinadas áreas del currículo hacia sus intereses específicos.
2. Siempre será útil usar cualquier interés obsesivo como fuente de recompensa y motivación (por ejemplo "si terminas este trabajo a las 10´30, entonces podrás estar 10 minutos trabajando en tu proyecto especial").
3. Las expectativas, lo que se espera, sobre la cantidad y la calidad de la productividad en el trabajo necesitan ser explícitas y detallada. Es mejor empezar con metas a muy corto plazo, y gradualmente ir extendiendo su duración.
4. Los incentivos externos de cualquier clase son probablemente útiles. Sin embargo recuerde que es mejor recompensar poco y con frecuencia y ser cuidadosos al elegir la recompensa. Es siempre mejor preguntar al niño acerca de posibles recompensas o premios. Las recompensas usadas normalmente en clase pueden no ser efectivas.
5. Intente utilizar sistemas visuales para conseguir que su estudiante sepa cómo lo está haciendo y cómo conseguir su recompensa elegida. Esto es especialmente importante una vez que es capaz de enfrentarse a demoras importantes.
6. Los niños con S.A. frecuentemente parecen tener grandes dificultades con la organización personal. Ellos pueden parecer sobrecargados y confusos al tener que enfrentarse simultáneamente con el lenguaje, la estimulación perceptual y las demandas sociales. Esto puede sucedernos a todos nosotros en determinadas circunstancias, pero las personas con S.A. parecen tener una tolerancia mucho menor. De a su estudiante un mapa para moverse por la escuela.
7. Proporciónele apoyo para moverse alrededor de la escuela, preferiblemente un compañero.
8. Haga una lista de qué es necesario para cada lección y cuyo acceso sea inmediato. Si fuera necesario anímela a usarla.
9. Marque el comienzo del trabajo con una señal (por ejemplo una luz verde) y el final de forma similar.
10. Agrande las hojas de trabajo (fichas) e indique muy claramente donde deberían ir las preguntas, marcando esta área con límites claros o colores.
11. Marque áreas para sentarse u orientarse en espacios abiertos con moquetas, cojines para sentarse etc.
12. Elabore un horario escrito o con símbolos (agenda) para ir a casa y colóquelo en la bolsa del colegio de su estudiante. El horario podría servirle a los padres para saber qué necesita llevar el estudiante con SA la escuela el próximo día.
13. Las personas con S.A. pueden tener una buena concentración, pero aquello sobre lo que ellos/as se concentran puede ser muy idiosincrático. Una estrategia fundamental para muchos jóvenes es proporcionarles niveles altos de estructura, e ir poco a poco moviéndonos hacia diferentes niveles.
14. En la práctica puede ser extremadamente útil establecer una "zona de trabajo" separada, donde el trabajo individual pueda ser completado. Lo ideal sería las menos distracciones posibles, lejos de las "zonas de tránsito", mirando hacia una pared en blanco y separados de alguna manera (suelen ser útiles los biombos de cartulina). Asegúrese de que todos los materiales de trabajo están disponibles y organizados antes de empezar la sesión. El propósito es establecer una asociación entre esta situación y "conseguir acabar el trabajo".
15. Las ayudas visuales pueden ser muy útiles. Pueden usarse para mostrar al estudiante con SA qué actividades se van a hacer próximamente (suelen ser particularmente útiles si son motivantes para él). También pueden mostrar los pasos, de una manera más detallada, en una tarea determinada, además pueden ser usados símbolos o palabras para recordarle al estudiante con SA las reglas básicas o lo que se espera de él. Límites externos de tiempo (usando un reloj de cocina o similar) combinados con tareas muy específicas asignadas pueden ayudar al niño a concentrarse. Si a todo esto unimos el uso de incentivos, esto puede motivarlos a hacer el esfuerzo necesario para resistirse a las distracciones.
16. Es necesario que las tareas sean cuidadosamente y claramente estructuradas. Los pasos necesarios para ser explícitamente detallada y el producto final esperado descrito de manera detallada.
17. Será necesario ser realista acerca de los pasos del trabajo y del nivel de concentración que usted espera.
18. Dependiendo de las relaciones del estudiante con SA con sus compañeros de clase, puede ser útil usar un sistema de "colegas" con otros niños que le ofrezcan ocasionalmente apoyo y que le ayuden a concentrarse (usando alguna ayuda agradable o una "palabra clave").
19. A muchos niños con S.A. no le gustan los cambios y se mantienen dentro de los patrones de hacer las cosas de la misma manera y con las mismas personas. Tan pronto como su estudiante haya aprendido algunas habilidades, será necesario dedicar un tiempo durante el día donde pueda practicarlas independientemente. Asegúrese de que lo que le pida esté acorde a sus capacidades. El centro de atención debería ser el desarrollo de la independencia del estudiante más que la tarea en cuestión.
20. Para ayudarlo a comprender qué se espera de él, haga su trabajo personal tan estructurado como sea posible, por ejemplo, siéntelo en una mesa especial, preséntele tareas secuenciadas e indicaciones claras de cuando empezar y terminar.
21. Elogie al estudiante con SA cada vez que termine correctamente una tarea sin necesidad de apoyo. Enséñele alguna forma de comunicarle a alguien cuando ha finalizado, por ejemplo verbalmente, con una tarjeta o recogiendo los materiales.
22. Anime a alguien para que apoye al estudiante con SA en algún momento del día, para ir incrementando gradualmente momentos en los que él sea capaz de arreglárselas solo, dándole tiempo, pero estando preparados para intervenir si fuese necesario.
23. Anime a los compañeros del estudiante con SA para que sean ellos, mejor que un adulto, los que le proporcionen apoyo, por ejemplo invitándole a jugar, trabajando con el ordenador, etc. Puede ser necesario evitar la ayuda excesiva.
24. Muchos niños con S.A. tienen añadidas dificultades con la motricidad fina, lo que hace que ellos tengan grandes dificultades para escribir. Aunque es importante para el estudiante con SA el desarrollo de habilidades de escritura manual, sin embargo, éste no es el único método que puede serle útil a Jack para ayudarlo a retener la información. Algunas alternativas que pueden ser utilizadas son:
o Un computador
o Una grabadora
o Dictado
o Cortar y pegar
25. Puede ser necesario planear qué se espera del estudiante con relación a su capacidad para recordar (o grabar en su memoria) su trabajo semanal de varias lesiones. El propósito es establecer un listado de métodos (y ofrecer claridad y confianza al profesorado). Estas expectativas podrían estar marcadas claramente en su agenda (horario).
26. Hágale saber al estudiante con SA cuánto se espera de él con relación a la escritura. El estudiante con S.A. tiene dificultades para predecir qué se espera de él.
27. Reconozca los momentos de ansiedad, y si es posible, reduzca la presión en esas situaciones.
28. Intente usar marcadores de tiempo, tales como relojes de arena, piezas de música conocida, relojes de cocina etc. Estos marcadores darán al estudiante una ayuda visual o sonora de cómo pasa el tiempo y la necesidad de acabar su trabajo escrito en un tiempo determinado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada